domingo, 14 de enero de 2007

Prada y sus turbantes. Miu Miu y Lindsay Lohan.

¿En qué momento dejaron de llevarse sombreros y tocados, y por qué?
¿Una moda que pasó? ¿La incomodidad? ¿El cambio de estilo de vida? ¿Las lacas y cardados? Imagino que todo influyó.

La verdad es que si me pongo a pensar en un momento en el que pudiera llevar un sombrero o un tocado, como los de las fotos, no se me ocurre ninguno para tomar a Jacqueline Kennedy como inspiración.

Y, aunque sí que se llevan boinas, gorras y gorros de punto, y algún que otro sombrero de caballero, tampoco me veo con un turbante, ni para ir a la playa como Grace Kelly. Pero, ¿por qué no?

El caso es que Miuccia Prada se ha debido preguntar lo mismo, porque en su última colección, la de esta primavera-verano 2007, el complemento estrella tanto en el desfile, como en la nueva campaña publicitaria que protagoniza la top Sasha Pivovarova, es el turbante.

En realidad, más que de un turbante en sí mismo, se trata de un tocado inspirado en los turbantes indúes. Y, al igual que éstos, los puedes elegir de diferentes tipos y colores. Eso sí, todos en satén, así que a la hora de combinar o adaptarlos para el día a día se pone algo complicado.

Aún así la idea del turbante como complemento ha encandilado por igual a bloggers y estilistas, éstos últimos no han perdido la oportunidad de utilizarlo en diferentes editoriales. Fashion Addict ha fichado, al menos, dos. Uno en el Teen Vogue (foto de la izquierda), en el que se presenta una versión del turbante más juvenil y desenfadada que el de Prada; y el editorial que protagonizó la actriz Eva Mendez (foto de la derecha) en Citizen K Magazine, en el que lucía varios de los turbantes de la firma italiana.

Se suele decir que en España no hay tradición de llevar sombrero como en Inglaterra. Puede que no haya una tradición reciente, pero sí la ha habido. Viendo los "turbantes" de Prada he recordado esta foto de mi abuela (la de la derecha) con un tocado no igual pero similar. Y no es la única foto que tiene con sombrero. También mi otra abuela los llevaba. Es cierto que no se los ponían habitualmente, sólo cuando se arreglaban -como en el norte de Europa, por otra parte-, pero no eran exclusivos para bodas y ceremonias. Esta foto está tomada una tarde en los toros.

De izquierda a derecha: Kirsten Dunst en una escena de la película "Elisabethtown", Sienna Miller en NY el verano pasado, y Laura Ponte en la boda de los Príncipes de Asturias.

Aún así veo difícil que se vuelvan a poner de moda, salvo bodas de alto copete en las que los tocado años veinte hacen furor, o fiestas y ceremonias relevantes, de esas en las que también se puede llevar mantilla, bastante menos en voga que los tocados, sombreros y pamelas, como se vio en la boda de los Príncipes de Asturias.

Supongo que se mantendrá la moda de boinas y sombreros, y por supuesto de los gorros en invierno, para el día a día, pero veo difícil lo de los turbantes si el look escogido no es de "estilo étnico".

Y ya que hablo de Prada, y al hilo del uso y abuso del Photoshop en revistas y publicidad, ¡¿habéis visto esto?! A Miuccia le ha salido la jugada redonda: un contrato que crea polémica porque nadie se lo podía creer (ni la propia interesada), una campaña que ha conseguido más expectación que ninguna, y ¿el resultado? Perfecto, a mí me encanta. Aunque no sé si Lindsay Lohan (que, efectivamente, podría ser cualquier otra), opinará lo mismo. Eso sí, es la campaña para la próxima primavera más posteada en los fashion blogs de todas. No es tonta Miuccia, no.

12 comentarios:

mareGa dijo...

Todavia no me explico porque, pero me agrada la idea de los turbantes de Prada...
No creo que Lindsay Lohan merezca alguna clase de credito por los nuevos ads, es al fotografo y a la estilista de moda a la que le debemos estar agradecidos por hacerla parecer, bueno, menos ella.

sergio merry del val dijo...

contratar a lindsay para transformarla hasta que resulte prácticamente irreconocible me parece extraño .... prada y su última y magnífica colección de partes de arriba es una negocianta nata ... las cosas en la cabeza no me suelen gustar , para mi recargan ... bueno un bonito pañuelo anudado de una manera poco formal tras una jornada playera va bien

Lime dijo...

Sobre lo de que llevar sombrero es más propio de otros países que en España, estoy de acuerdo contigo en que es verdad que habría que matizar. En realidad, si miras fotos de antes de la guerra (después menos) en las ciudades, mucha gente lleva sombrero, sobre todo si son fotos en domingo, que era cuando la gente se arreglaba para salir a misa, a pasear por la calle mayor o el parque... Los hombres ricos solían llevar sombrero, y los obreros, gorra, pero siempre la cabeza cubierta.
El problema es que, mientras que mientras en Inglaterra había un importante porcentaje de población urbana, en España, la gente en su gran mayoría era campesina, y los sombreros eran un lujo. Lo que se usaban eran los pañuelos para las mujeres y boina para los hombres. Tengo en mi mente la foto de una escuela rural para niñas, en las que todas van con pañuelos menos una que lleva una boina negra. Además, cubrirse la cabeza para ir a la iglesia era obligatorio hasta hace bien poco tiempo, mi madre tiene en casa los velos que tenían que ponerse para ir a misa (bien feos, la verdad.)
Además de que en la posguerra tuvo que haber un retroceso grande en esas cosas por los problemas económicos, el gran cambio fue, a mi juicio, con el desarrollismo: los campesinos que se mudaron a las ciudades dejaron la costumbre de los pañuelos y las boinas por "antigua" y "paleta", y no asumieron, por diferenciación social y también por problemas económicos, los sombreros. Además, coincidió todo esto con los 60, cuando en todos los sitios perdieron fuerza los sombreros, con esa revolución en el vestir que conocemos. Esos campesinos reconvertidos a obreros fueron los que se convirtieron en la clase media española, que dejaron atrás sus tradiciones del campo, pero no asumieron las tradiciones de la ciudad sino que comenzaron con unos nuevos valores de la "modernidad", distintos, y que aún siguen hasta hoy.
Hoy me ha podido la vena historiadora, espero que no se haga pesado.

cOoL BoY dijo...

Genial tu abuelilla, de ella debes haber sacado tu talento por la moda y la belleza, y eso que no te he visto, pero te imagino, jaja.

Y madre mía como no complementamos, justo acabo de lanzar un post sobre Lindsay, hablando tambien de lo NO tonta que es la Miuccia, jaja! Besos cielo!

Mr. John Steed dijo...

Qué interesante esto.

Adoré el look de Kirsten y el de Laura Ponte, cada una con un estilo diferente pero totalmente acertado. Lo de Sienna Horrendo (con mayúscula), parece una prostituta chocarrera.

Lime dijo...

Es verdad, de turbantes no hay que olvidarse el que llevaba Audrey Hepburn cuando cantaba "Moon River" a la ventana. Pero a ver quién se lo pone, a pesar de que soy gran fan de gorros y complementos capilares varios...

Mrs. de Winter dijo...

Marega, la verdad es que podría ser cualquier persona, pero el anuncio me ha encantado. Estoy deseando ver el resto de la campaña.

Sergio, es curioso, no porque sea Lindsay, sino porque es una celebritie y está irreconocible. Ya veremos las demás fotos.

¡Vaya análisis Lime! En cualquier caso en el extranjero nos los llevan habitualmente, sólo para cuando van arreglados, aunque eso sí, los llevan más y no sólo en Inglaterra, la excepción (en Europa Occidental) somos los países mediterráneos. Y eso que por la calle sí se ven señores con sombrero, menos que antes y todos de la tercera edad, pero se ven.

Coolboy, ya ves, todos hablando del anuncio, y ella imagino que sonriendo triunfante. Lindsay no sé qué tal estará.

John, estoy totalmente de acuerdo contigo, el look de Sienna es de horror, pero era la única foto que tenía de chica con sombrero. Laura Ponte espectacular.

Lime ¿no era una toalla?


Besicos y feliz comienzo de semana

malvestida dijo...

Mrs. tu abuela qué guapa!!!! Y lo de LL para Miu Miu...quiero a ese fotógrafo pero ya! Respecto a los sombreros, yo tengo uno de Philip Treacy que me suelo poner en invierno -cuando el viento inclemente nos da una tregua-, pero yo no tengo talento ninguno y como pienso que la ropa es un estado de ánimo, tengo una tendencia patológica al disfraz -de ahí Malvestida-

Eso sí, con el turbante no me atrevo ni jarta.

Saludos a todos.

Lime dijo...

Pues la verdad es que es como una toalla, pero tal como está puesto parece un turbante, con la parte de delante cosida. Es que a esta mujer le quedaban bien hasta las toallas.

patri dijo...

En que se basa el protocolo?...en el uso y la costumbre, no? pues creo díficil la mezcla, levantarme y ponerme un turbante para ir a la oficina, donde si ya te miran como un bicho raro por tús estilismos lo harán aún más. Genial la foto de tú abuela. Y en cuanto a Miucca...no sabe nada, no.....Blog que mire, habla del tema y espera que venddrán las revistas......Besos.

Mrs. de Winter dijo...

Malvestida, ¿a que sí? jeje, muy guapa, y lo sigue siendo. Yo soy cortada para esas cosas, pero igual un día me lío la manta a la cabeza ;)

Lime, a lo mejor es un turbante, y la confundida soy yo. Volveré a verla ;)

Ni idea Patri, pero me temo que ahora quedaría raro aparece con sombrero a trabajar, y en los años cincuenta no tanto ¿recuerdas pelis americanas de la época? ¿las oficinistas con su sombrerito quitándoselo al llegar al despacho? Ahora ni los jefes más pichis te dejaría. Supongo que queda relegado para bodas, bautizos, comuniones y princesas. Y para tu tiempo libre si te animas. Al menos en España.


Un abrazo :)

Hat lady dijo...

pero...¿A que estamos súper favorecidas con la toalla-turbante?

Un saludo,
Blanca consombrero