miércoles, 9 de julio de 2008

Cómo ser masculino y cómo ser femenina

O cómo ser hombre y cómo ser mujer según algunos.

Este año, entre otras cosas, me han regalado por mi cumple la caja conmemorativa del 20 aniversario de "Mujeres al borde de un ataque de nervios", que incluye la peli en cuestión, un libro sobre ella, carteles de otras películas de Pedro Almodóvar, y dos cedés inmejorables con canciones de las bandas sonoras de aquéllas.

En el libro, Almodóvar dedica una página a los tacones y la falda tubo que Carmen Maura luce tan sufridamente a ratos. Según el director, y copio textualmente, salvo por el link y los vídeos:

"Pepa abusa de los tacones y de la falda tubo. La verdad es que la favorecen, pero la obligan a ciertos andares que a Susan Sontag (según declaró a la revista ELLE, después de asistir al rodaje) no le parecen propios de una mujer contemporánea y autónoma. Entiendo y estoy de acuerdo con Sontag cuando se opone a la polarización de los sexos, pero esto no va con Pepa. Una mujer debe ser libre incluso a la hora de elegir sus modelos. Respeto tanto a la imitadora de muñecas Barbie como a la que se viste en plan Charlot, por ejemplo, su compatriota Annie Hall.

Pero reconozco que en la imagen de Pepa hay un exceso de tacón y falda tubo, más que nada porque el personaje se pasa toda la película corriendo como una posesa de un lado para otro, intentando batir records de velocidad y vestida así resulta un poco difícil.

Se lo comenté a Carmen Maura.
- ¿Con tanta acción, no te resultarán incómodos esos tacones y la falda estrecha?
Carmen me respondió:
- Claro que será incómodo, pero yo pondré cara de lo contrario. Para un personaje como el de Pepa los tacones son la mejor forma de sobrellevar su angustia. Si Pepa descuida su aspecto, su ánimo se vendrá irremediablemente abajo. el ejercicio de la coquetería supone un disciplina y representa su principal fuerza. Significa que los problemas todavía no han podido con ella.
"



Me he acordado de esto al leer este interesante artículo de EL PAÍS. Interesante e incluso peculiar según los párrafos, que rozan la demagogia a ratos. En mi opinión, claro. Por lo visto, los obsoletos modelos de masculinidad atentan, como el tabaco, gravemente contra la salud, pudiendo incluso matar. Ojo, o llevarte al suicidio. Algo bastante peor que un ataque de nervios. Que es lo más que nos puede pasar a nosotras con esa manía nuestra de tomárnoslo todo por lo personal ;)

Si no fuera por estos raticos....

A todo esto, "el hombre nuevo" estará tardando en llegar, pero como podéis ver, veinte años después Almodóvar sigue apostando en su próxima peli, "Los abrazos rotos", por los taconazos para sus heroínas. Y Pe también se ha cortado el pelo; creo que ya tenemos el corte de la temporada.

3 comentarios:

Natalia dijo...

Genial la entrada jejeje...
besos!
citaaciegascon.blogspot.com
firmar y criticar !
;)

Patri dijo...

Una oda a los tacones, ..con lectura intrinseca de lo complejas que podemos llegar a ser...je..je..vamos que ella tenia que ir divina de la muerte aunque los tacones y la falda la mataran...Un besocprincesa!......adictiva as usual.

Mrs. de Winter dijo...

Gracias Natalia!

Hola Patri, lo mejor es que cuando le da el berrinche en casa y se echa a llorar totalmente hundida lo que lleva son ¡unas Victoria roja! jajajaja Un besazo :)